Prácticas israelíes hacia el pueblo palestino y la cuestión del apartheid

El 15 de marzo de 2017, la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental (CESPAO) publicó un informe titulado “Prácticas israelíes hacia el pueblo palestino y la cuestión del apartheid”. Sólo dos días más tarde, la Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas , Rima Khalaf, renunció en vez de retirar el informe, como le había ordenado hacer el recientemente inaugurado Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. De hecho, el informe, que concluyó que “Israel ha establecido un régimen de apartheid que domina al pueblo palestino en su conjunto”, desencadenó una campaña de Israel y sus aliados, especialmente los Estados Unidos, para desacreditar el informe.

Aparentemente no fue la primera vez que Guterres se inclinó ante un intenso cabildeo. Khalaf tomó nota de su carta de renuncia de que “en el plazo de dos meses usted [Guterres] me ha ordenado retirar dos informes producidos por la CESPAO … debido a la presión política de los Estados miembros que violan gravemente los derechos de la población de la región” Que apoyó las conclusiones del informe.

Khalaf insistió en que el informe encontró evidencia “abrumadora” del apartheid como se estipula en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que define el crimen del apartheid como “actos inhumanos … cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión sistemática y dominación por uno Racial sobre cualquier otro grupo o grupos raciales y cometido con la intención de mantener ese régimen “.

El informe, escrito por la profesora Virginia Tilly y el profesor Richard Falk, ex relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en Palestina, examina el cuerpo de leyes que gobiernan Israel y los propósitos que sirven, entre los cuales, según el informe, revela que la política de tierras, las leyes de propiedad y las regulaciones demográficas, entre otras, revelan que la intención de Israel es asegurar este dominio, lo que ilustra “más allá de toda duda razonable la proposición de que Israel es culpable de imponer un régimen de apartheid al pueblo palestino, lo que equivale a una comisión de un crimen contra la humanidad “.

Este no es el primer informe sobre Palestina encargado por la ONU o una de sus agencias de sufrir tal suerte. Anteriormente, Richard Goldstone, ex juez del Tribunal Constitucional de Sudáfrica, presidió una misión de investigación de la ONU sobre la ofensiva israelí contra Gaza conocida como Plomo Fundido. Tras la publicación del informe de la misión por cuatro expertos legales en septiembre de 2009, Goldstone retrocedió en algunos hallazgos que criticaban a Israel como resultado de una campaña diseñada para desacreditar el informe. Los otros tres autores criticaron las retracciones de Goldstone y apoyaron las conclusiones del informe. Se trata de la profesora Christine Chinkin, profesora de Derecho Internacional en la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, la Sra. Hina Jilani, Abogada de la Corte Suprema de Pakistán; Y el coronel Desmond Travers, ex oficial de las Fuerzas de Defensa de Irlanda.

Aunque el informe de la CESPAO no es vinculante para ningún país, la renuncia de Khalaf es un recordatorio de los frecuentes peligros en la búsqueda de la responsabilidad legal internacional por las acciones de Israel contra el pueblo palestino. El informe ha sido censurado por la ONU y eliminado de todos sus sitios web. El informe completo está disponible aquí.

Fuente (http://www.palestine-studies.org/content/full-report-israeli-practices-towards-palestinian-people-and-question-apartheid-0)

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios