Mi Asociación de Estudiantes Musulmanes (MSA) “progresista” me hizo dudar del Islam

Escribe una Muslimah

Soy una mujer musulmana y asisto a una de las universidades más progresistas de Occidente. Ir a la universidad me hizo dudar del Islam de muchas maneras y, como muchas de nosotras en las universidades estadounidenses, a menudo me encontraba confundida y frustrada en el espacio progresista 1 en el que me encontraba.

Al ingresar en esta escuela, me enseñaronon por primera vez lo que significaba ser un musulmán “conservador” o “progresista“. También me introdujeron por primera vez el feminismo en el contexto de los espacios musulmanes “progresistas” occidentales. Por primera vez, estaba participando en debates sobre si las mujeres deberían o no pronunciar las khutbahs y dirigir las oraciones. Por primera vez, tuve que elegir si asistir o no a una oración de Jummah dedicada a los estudiantes LGBTQ+ o ser condenada al ostracismo por la mayoría de la MSA (Asociación de Estudiantes Musulmanes) por elegir no asistir. Por primera vez, mis compañeros de la MSA me preguntaron qué haría si mi futuro hijo saliera del armario como gay, solo para probar mis aguas y llamarme homófoba si les decía algo que no querían escuchar.

La experiencia más dura y más reciente fue cuando fui “esencializada” como una mujer musulmana “oprimida internamente” porque elegí orar detrás de los hombres cuando mi MSA implementó oraciones de jummah donde se mezclaban personas de ambos sexos.

Algunos habían argumentado que estaba “internamente oprimida“, por la incapacidad de los hombres para controlar sus tentaciones y que, al implementar un espacio para que las mujeres oraran en la parte de atrás, había provocado que la MSA retrocediera .

Como alguien que se considera defensora de las pueblos ocupados y silenciados, identifico a las personas “internamente oprimidas” como aquellas que, sin saberlo, viven bajo la opresión  de un poder estatal y lo apoyan. Por lo tanto, haber sido esencializada a una categoría tan fuerte me hizo cuestionarme si era un hipócrita .

Aunque mi decisión de orar detrás de los hombres me sentó bien, comencé a dudar de mí misma y me pregunté si realmente estaba siendo subyugada; ¿Por qué las mujeres tienen que rezar atrás ? ¿Abogaba por la justicia para los oprimidos sin darme cuenta de que no pude defender la “justicia” de otras formas, como defender el feminismo? ¿Por qué no conocí el “ feminismo islámico” antes en mi vida, cuando practicaba el Islam de una manera que muchas feministas musulmanas progresistas considerarían problemática y contraria a sus valores? ¿Fueron mis opiniones conservadoras el resultado de mi ignorancia y “falta de conocimiento”? ¿Y por qué otros musulmanes conservadores no se acercaron y dijeron nada? ¿Por qué nosotros, los conservadores, estábamos siendo marginados y dejándonos ganar en nuestro propio terreno?

No recordamos que fueron los europeos blancos los que utilizaron el feminismo para justificar la colonización de los musulmanes. Nos dijeron que nuestra tradición estaba atrasada y que necesitábamos el feminismo occidental para salvarnos de la opresión. 

Ahora, los musulmanes han empleado la misma mentalidad en nuestros propios espacios musulmanes, se identifica así a los musulmanes tradicionales como oprimidos (o como opresores); sin embargo, de lo que no se dan cuenta es que están repitiendo la historia y ahora son los que están siendo coloniales.

No me malinterpretes: el auge del feminismo estaba destinado a abordar la verdadera misoginia y una trampa en nuestras comunidades. Es necesario abordar estos problemas, pero su solución debe mantenerse dentro de los límites de la tradición islámica, que en última instancia se deriva de la revelación y la guía divina.

Y no hay nada de malo en cuestionar el Islam; es la duda lo que obliga a uno a buscar respuestas y fortalecer la fe. Si se encuentra en conflicto, toma un trozo de papel y escribe todas sus preguntas, y no tengas miedo de parecer blasfemo en el proceso. A partir de ahí, comunícate con un imán, shaykh o erudito confiable en tu área para que te ayude a responder esas preguntas y que se complementen con enfoques académicos islámicos utilizando el Corán y la sunnah. Tus preguntas no serán nuevas y probablemente se hayan discutido durante los últimos 1400 años. Te alegrarás de haber tomado la iniciativa de lidiar con estas dudas, en lugar de dejar que persistan y te alejen del din.

Ya llevo dos años en esta universidad, y al adquirir conocimiento islámico y dar los pasos para abordar mis dudas, puedo decir con orgullo que estoy lista para embarcarme en nuevos caminos y no tener miedo de ser fiel al haqq .

No me disculparé por expresar mi opinión en mis futuros proyectos y en mi MSA, que consideré dejar varias veces porque me estaba haciendo más daño que bien como musulmana.

No me disculparé por mencionar la tradición islámica, un término señalado a menudo como problemático porque “vivimos en una sociedad diferente a la del Profeta Muhammad (saws)“. La fe debe fluctuar y el viaje como musulmán siempre será arduo ; solo tenemos que asegurarnos de tomar los pasos necesarios para alcanzar la verdad y aplicarla.


Traducido desde https://qarawiyyinproject.co de @QarawiyyinProj

  1. . Hemos traducido el concepto inglés “liberal” por “progresista” al ajustarse mejor, semanticamente a nuestro contexto social y político

Deja tu comentario