Antirracismo: Una reflexión desde la tradición islámica

Por Bharath Syal (@RawaqiBaba)

Exclusión

La mezquita es un santuario de protección contra el olvido de Dios. Es una casa de adoración, educación, comunidad, amistad y sabiduría. Al tiempo que el Coronavirus se ha extendido por todo el mundo, provocando restricciones de viaje y prohibiciones de movimiento sin precedentes, las comunidades musulmanas de todo el mundo han sido dolorosamente separadas de sus centros de adoración comunitaria (masajid). Para muchos, esto ha sido un despertar al reconocimiento y la gratitud, lo afortunados que nos sentimos cuando se nos priva de algo tan necesario y aparentemente tan fácil de dar por garantizado.

Ahora, por un momento, imaginen que el virus no existió. Imaginen que él y todas las restricciones de viaje y las reglas de distanciamiento social que lo acompañan nunca han ocurrido. Imagine que la facilidad de la normalidad regresa a usted. Las puertas abiertas y acogedoras de las mezquitas o centros de culto casi te llaman; la calidez de la familiaridad del extraño, de la amistad y la paz trascendente de la oración en la congregación.

Explico esto, no para torturar al lector; este pequeño experimento de pensamiento es una exploración necesaria sobre la pertenencia y la seguridad que damos por sentado sin darnos cuenta. Debemos recordar que hay muchos dentro de nuestra comunidad que han sido privados de estas necesidades emocionales y espirituales debido únicamente al color de su piel.

El Foro de Musulmanes Negros (Black Muslim Forum) publicó recientemente un informe que revela los espantosos niveles de exclusión que experimentan los musulmanes negros dentro de la comunidad musulmana británica. El informe se basó en las preguntas formuladas a los participantes de junio a noviembre de 2019. Las estadísticas mostraron que el 53,95% de los participantes consideraban que, en general, no pertenecían a su mezquita local; el 84% consideraba que no pertenecían a la sociedad islámica de su universidad; el 63,41% consideraba que no pertenecían a la comunidad musulmana del Reino Unido y el 79% de los participantes dijeron que se habían enfrentado a la discriminación o al racismo contra los negros en un entorno laico en el Reino Unido.

Varios participantes comentaron que a menudo se les mira fijamente y se les hace sentir excesivamente acomplejados en los centros de culto. Otros dijeron que también habían experimentado comentarios despectivos que estereotipan a los negros, insinuaciones de que no son musulmanes, o que se les trata con condescendencia como si fueran “recién convertidos”. Los participantes detallaron sus experiencias en las madrazas; muchos fueron insultados, se burlaron del color de su piel y hubo un caso de violencia física. Otros informaron de que se sentían invisibles, una reacción común al aislamiento social. Otro fue humillado públicamente en un ambiente religioso después de ser “relinchado” como un caballo en una mezquita kurda.

Varios de los participantes hablaron de la dominación de las culturas árabes o del sur de Asia en algunas de estos centros de culto (masajid) como uno de los elementos relacionados con el motivo de su exclusión. Sentían que ser un musulmán afrocaribeño valía menos, y que no se les asociaba o aceptaba inmediatamente como musulmanes. Como alguien familiarizado con la profundidad del colorismo (racismo por causa del color de la piel) en la cultura de Asia del Sur, su racismo concomitante tiene múltiples formas.

Muchos participantes informaron de diversas tensiones e incomodidades internas debidas a la forma en que se les hacía sentir como extraños. A modo de comentario, el colorismo tiene una gran prevalencia en las comunidades indo-pakistaníes. Es algo que afecta a todas las religiones de la región, con una correlación subestimada y frecuentemente pasada por alto con el legado del sistema de castas. La naturaleza corrosiva y racialmente cargada de estos tropos venenosos sólo construye muros de distancia y aislamiento entre los musulmanes. Esta mancha de Jahiliyya nos ha seguido a través de los tiempos en una variedad de formas y se ha extendido a muchos de nuestros santuarios de recuerdo “de Dios y de Su Mensajero ﷺ”. En lugar de bienestar y bienvenida encontramos la indefensión y la anulación; la antítesis del Corán y  del Mensaje Santo Profeta Muhammad ﷺ.

Una orden inviolable

El racismo no tiene cabida en el Islam. Esta es una declaración literal e irrefutable que tiene importantes aplicaciones prácticas. Por ejemplo, el Islam nunca puede ser reconciliado con el nazismo, o cualquier otra forma fascista de etno-nacionalismo, lo cual es un hecho lamentable en el caso de algunos pocos musulmanes que se encuentran entre los extremistas de las fuerzas de la “píldora roja” 1 . De ello se desprende, como muchos saben, que el racismo no tiene cabida en nuestros hogares, comunidades, lugares de aprendizaje o corazones. Esto no es un intento de decir, “por lo tanto el racismo no existe o no puede existir“. Más bien es una invitación a reflexionar sobre la importancia de la guía antirracista del Santo Profeta Muhammad ﷺ y nuestra creencia en los mandamientos de Dios mismo.

Cuando Dhu al-Hijjah llegó a su noveno día, ayunamos el día de Arafah, recordando el día en que Dios reveló,

Hoy he perfeccionado para ti tu religión y completado Mi favor sobre ti y he aprobado para ti el Islam como religión.2

Junto a esto vinieron algunas de las palabras más importantes que se le han ordenado a una nación. En el valle de Uranah del Monte Arafat, algo que a menudo se olvida para vergüenza de muchos, el Santo Profeta ﷺ remarcó,

Toda la humanidad procede de Adán y Eva, un árabe no tiene superioridad sobre un no árabe, ni un no árabe tiene ninguna superioridad sobre un árabe; también un blanco tiene ninguna superioridad sobre el negro ni un negro tiene ninguna superioridad sobre el blanco excepto por la piedad (taqwa) y la buena acción. Aprende que cada musulmán es un hermano para cada musulmán y que los musulmanes constituyen una hermandad. Nada será lícito para un musulmán que pertenezca a otro musulmán a menos que se lo haya dado libremente y de buena gana. Por lo tanto, no cometáis una injusticia hacia vosotros mismos. 3

Las sabias palabras del Rasul ﷺ reflejan quién era y cómo vivía. Es un recordatorio de nuestra promesa a él y a los demás musulmanes. Es un recordatorio de lo que implica precisamente nuestra comprensión del contrato social; un contrato en el que Dios tiene una posición primordial y en el que los derechos morales interpersonales son las ramas que sostienen la cohesión de nuestra comunidad como un cuerpo físico y espiritual entrelazado. El Profeta ﷺ nos recuerda al único padre de la humanidad, Adán (عَلَيْهِ ٱلسَّلَامُ).

Después de recordar el desafío del Diluvio Noé (عَلَيْهِ ٱلسَّلَامُ), Ibn Kathir, en su Qasas al-Anbiya (Historias de los Profetas), reflexiona sobre el linaje de la humanidad a partir de él y de sus hijos. Es a través de ellos que la humanidad retiene su descendencia respecto a Adán. Como muchos saben, los hijos de Noé viajaron a lo largo y ancho del Diluvio, y a partir de ellos las naciones se desarrollaron y crecieron. El significado espiritual de reflexionar sobre este dicho del Profeta ﷺ y sobre la reflexión de Ibn Kathir sobre el Corán es triple:

  1. sostener el origen unificado de la humanidad;
  2. la igualdad irrefutable entre todos los hombres y mujeres sin importar su origen o raza y;
  3. el carácter inmutable del contrato social único del Islam.

Las conclusiones del informe del Foro de Musulmanes Negros deberían impactar a muchos más de lo que ya lo han hecho. Las palabras del Santo Profeta ﷺ deberían proporcionar conocimiento y consuelo; en ambos supuestos, no lo hacen, porque ellos no saben. En relación a este problema, podemos tener en consideración un texto de Abdullah bin Mas’ud (Que Dios esté complacido con el) cuando comentó,

El conocimiento no se obtiene aprendiendo muchas narraciones. El conocimiento es el temor [de Dios].4

El Creyente, de alguna manera, es un espejo del pájaro. Cada uno de nosotros somos llevados por dos alas: el miedo y la esperanza. Sólo siendo rectos y esforzándonos en equilibrar ambas cualidades podemos esperar alzar el vuelo y vivir con moderación con el conocimiento real de los mandatos de Dios y las recomendaciones del Santo Profeta ﷺ.

Muchos de los participantes en el informe del Foro de Musulmanes Negros sintieron que, debido a su herencia afrocaribeña, no se les percibía inmediatamente como musulmanes. Muchos fueron ridiculizados simplemente por ser de una raza y nación separadas. Los que propagan la oscuridad de su ignorancia no recuerdan que Dios dijo,

¡Oh, vosotros que habéis creído! No os burléis unos de otros: puede que esos [de quienes se burlan] sean mejores que ellos; … 5

La arrogancia de los que ridiculizan a los de otras razas y etnias se opone al elevado carácter moral que se nos ha ordenado como musulmanes y sirve como recordatorio de lo que debemos combatir constantemente. Abdullah bin Mas’ud comentó,

No leas el Corán como un discurso, separado como semillas de dátiles, y no lo recites como el flujo de la poesía. [Más bien], detente en sus partes asombrosas, y mueve los corazones con él. Ninguno de ustedes debe preocuparse por terminar el capítulo… 6

Un verdadero regalo para nosotros, la milagrosa belleza del Corán es algo a lo que tenemos acceso constante en nuestra era de avance tecnológico. Como resultado, no es sorprendente que muchos se pierdan en una dura ingratitud, olvidando, incluso por un momento, precisamente lo que se les ha regalado y ordenado. Una porción del Corán sobre la que debemos volver frecuentemente y reflexionar en relación con el racismo es la arrogancia del Shaytaan al rechazar a Adán debido a sus características físicas. Dios le dijo,

“[Y Dios dijo] ¿Qué te impidió postrarte cuando te lo ordené?” [Iblis] respondió, “Yo soy mejor que él: a mi me creaste de fuego, mientras que a él lo creaste de barro.”7

Muchos dentro de nuestra diversa comunidad tendrán que hacer frente a los muchos prejuicios que tienen y al podrido legado de la Jahiliyya que es el racismo. Es la única manera de empezar a alcanzar el ideal de igualdad racial establecido en el Islam. Aunque sean pecadores, advertidos y censurados, los arrogantes continuarán desafiando lo que se les ha ordenado. Tal como reportó Abdullah bin Mas’ud, el Santo Profeta Muhammad ﷺ dijo,

“Nadie que tenga el peso de una semilla de arrogancia en su corazón entrará en el Paraíso.” Alguien dijo, “Pero a un hombre le encanta tener ropa y zapatos bonitos”. El Profeta dijo: “Ciertamente, Dios es hermoso y ama la belleza. La arrogancia significa rechazar la verdad y despreciar a la gente.”8

Cambio significativo

La tendencia recurrente a glorificar la raza o clase de uno sobre otros a través de los sistemas sociales, en esta Ummah, debería hacernos estar alerta sobre la inmoralidad del racismo. Palabras como abd son usadas por muchos árabes para referirse negativamente a la gente negra y afrocaribeña -musulmana o no- y una gran cantidad de políticas de extrema izquierda poco útiles han llevado a muchos a hacer fuertes generalizaciones sobre la gente blanca, ya sea musulmana o no.

Palabras como ‘abd son usadas por muchos árabes para referirse negativamente a la gente negra y afrocaribeña -musulmana o no- y una gran cantidad de políticas de extrema izquierda, poco útiles, han llevado a muchos a hacer fuertes generalizaciones sobre la gente blanca, ya sea musulmana o no.

Tal política demonizante, así como el etno-nacionalismo devocional, puede distanciar a muchos de lo que entendemos como Islam. El Islam no es netamente de derechas o de izquierdas; el Islam ortodoxo está libre de tales generalizaciones capciosas. Los musulmanes, sin embargo, ocupan todas las “esferas” [políticas] en diferentes grados y por un sinnúmero de razones.

Aunque podamos compartir una variedad de opiniones similares a los pensadores de ambos extremos, haríamos bien en recordar que seguimos siendo distintos de las identificaciones políticas y en hacer esta distinción radica la belleza, la fuerza y el carácter de nuestra fe. El racismo que los participantes en el Foro de Musulmanes Negros informan que se encuentra en entornos seculares tampoco puede disociarse de esto. La realidad de la islamofobia y el racismo se combinan en un cóctel muy venenoso que se vende a la mayoría de la sociedad secular, exacerbado por un nacionalismo alcista y un entorno social hostil. El Sheij Abdal Hakim Murad resumió perfectamente la causa de este asunto cuando señaló,

Esta dramática derrota confunde a la generación más anciana, que a veces piensa que la culpa es de la inmigración. Quizás el voto de Brexit fue una especie de intento de retroceder el reloj a una época inglesa más bucólica. Los políticos, hablando interminablemente sobre el futuro, subestimaron la estima que sienten los ingleses por el pasado. Pero la inmigración, y la presencia musulmana que para muchos nacionalistas parece el verdadero emblema de la alienación de la que es portadora, no es realmente culpable en absoluto. No son los restaurantes tandoori y los taxistas kurdos los que han confiscado nuestra antigua identidad; es la globalización, y en particular la americanización de nuestra cultura. Y eso es algo que importamos deliberadamente y pedimos con alegría; no nos lo impusieron otros.

Muchos deben avanzar hacia la mundanidad de su educación, expresar la hermandad aceptando la excepcionalidad de la forma o la cultura de sus semejantes o del musulmán, y comprometerse a la purificación interior pidiendo a Dios que nos ayude a rectificar nuestras faltas. La verdad del asunto es que cualquiera puede cometer un error, incluso el más auténtico en la fe.

El Sahabi Abu Dharr una vez se descuidó en su ira, e insultó racialmente al Sahabi Bilal llamándolo “hijo de una mujer negra“. A esto, el Profeta ﷺ le dijo a Abu Dharr: “Tú eres una persona en la que hay jahiliyya9. Incluso con su estimado estatus, el pecado de Abu Dharr no fue minimizado, y debido a su alto carácter se arrepintió inmediatamente. Es este acto de rectificación basado en la interiorización de la enseñanza profética lo que separa a los sinceros de los ignorantes. El acto de Abu Dharr no lo convirtió en una persona horrible en su conjunto, ya que no representaba lo que había en su corazón.

Nuestra educación, la sociedad y nuestras experiencias a través de la vida pueden formar prejuicios mal informados o inmorales dentro de nosotros. Algunos pueden manifestarse en formas que contradicen nuestra creencia moral. La mejor manera de responder a un error moral es buscar el perdón y la rectificación. Y aprender, interiorizar y expresar de forma significativa la importancia de las enseñanzas morales a través de nuestras acciones.

Carácter trascendente

Lo que el Dīn [modo de vida tradicional] nos pide en el desarrollo de la virtud y lo que Dios nos ordena va mucho más allá de lo que promueve la agitación política de las controversias públicas, mediáticas o de YouTube; son aquellos que viven con una sed inagotable de poder e influencia tóxica.

La vida del Santo Profeta ﷺ es un continuo recordatorio de que los mejores individuos y líderes son aquellos que no tienen sed de cualidades censurables o del mismo poder por el poder. Este estándar de liderazgo sincero fue encarnado por los Sahaba y los Awliya. Lo que esto debería indicarnos es tanto la expectativa como la comprensión de lo que hay que admirar en los individuos y líderes que tienen dignidad y virtud. La búsqueda de la igualdad racial a través de una sincera y absoluta hermandad es una condición esencial. Malcolm X lo expresó muy bien en su Carta desde la Meca, y no limitaría su declaración sólo a América. Habla de una verdad universal, enterrada profundamente en los instintos del alma humana,

América necesita entender el Islam, porque es la única religión que borra de su sociedad el problema de la raza. A lo largo de mis viajes por el mundo musulmán, he conocido, hablado e incluso comido con personas que en América habrían sido consideradas blancas, pero la actitud de los blancos fue eliminada de sus mentes por la religión del Islam. Nunca antes había visto una sincera y verdadera hermandad practicada por todos los colores juntos, independientemente de su color…

Cada hora aquí en Tierra Santa me permite tener una mayor comprensión espiritual de lo que pasa en América entre el blanco y el negro. El negro americano nunca puede ser responsabilizado de sus rencores raciales – sólo está reaccionando a cuatrocientos años de racismo consciente de los blancos americanos.

Pero como el racismo lleva a América por el camino del suicidio, creo, por las experiencias que he tenido con ellos, que los blancos de la generación más joven, en los colegios y universidades, verán la escritura en las murales y muchos de ellos se dirigirán al camino espiritual de la verdad, el único camino que le queda a América para evitar el desastre al que inevitablemente debe llevar el racismo.


Sobre el autor: Bharath Syal es licenciado en Derecho, actualmente está completando un Master en Derecho penal. Es un abogado junior, boxeador y viajero. Sus intereses incluyen la jurisprudencia Hanafi, la historia jurídica y del sur de Asia, el derecho constitucional y de derechos humanos, los negocios y la política. Puede seguirlo en Twitter en @RawaqiBaba.

Texto traducido de https://traversingtradition.com/2020/09/15/anti-racism-a-reflection-on-the-islamic-tradition/


  1. NdT en relación a los grupos conspiranóicos de la extrema derecha, y que usan el símil de la “píldora roja” de Matrix, como marco de su relato
  2. Corán, Surah Al-Ma’idah, 5:3
  3. Al-Bukhari, Hadith 1623, 1626, 6361; el Imán al-Tirmidhi ha mencionado este sermón en sus Hadith: números 1628, 2046, 2085
  4. Hayat al-Salaf, Ahmed bin Nasir al-Tayyar, p 62
  5. Qur’an, Surah Al-Hujarat 49:11
  6. Athar al-Tanzil, p 159
  7. Qur’an, Surah al-A’raf, 7:12-13
  8. Ṣaḥīḥ Muslim 91
  9. https://yaqeeninstitute.org/wp-content/uploads/2019/02/Racism-Talk-Toolkit-.pdf; Sahih al-Bukhari 6050, Book 78, Hadith 80 (supporting the general meaning of Abu Dharr’s rectification)

27 comentarios sobre “Antirracismo: Una reflexión desde la tradición islámica

  1. I am sorting out relevant information about gate io recently, and I saw your article, and your creative ideas are of great help to me. However, I have doubts about some creative issues, can you answer them for me? I will continue to pay attention to your reply. Thanks.

  2. I am an investor of gate io, I have consulted a lot of information, I hope to upgrade my investment strategy with a new model. Your article creation ideas have given me a lot of inspiration, but I still have some doubts. I wonder if you can help me? Thanks.

  3. Your article made me suddenly realize that I am writing a thesis on gate.io. After reading your article, I have a different way of thinking, thank you. However, I still have some doubts, can you help me? Thanks.

  4. Your article made me suddenly realize that I am writing a thesis on gate.io. After reading your article, I have a different way of thinking, thank you. However, I still have some doubts, can you help me? Thanks.

  5. Your article made me suddenly realize that I am writing a thesis on gate.io. After reading your article, I have a different way of thinking, thank you. However, I still have some doubts, can you help me? Thanks.

  6. Your article made me suddenly realize that I am writing a thesis on gate.io. After reading your article, I have a different way of thinking, thank you. However, I still have some doubts, can you help me? Thanks.

  7. I may need your help. I tried many ways but couldn’t solve it, but after reading your article, I think you have a way to help me. I’m looking forward for your reply. Thanks.

  8. I am currently writing a paper and a bug appeared in the paper. I found what I wanted from your article. Thank you very much. Your article gave me a lot of inspiration. But hope you can explain your point in more detail because I have some questions, thank you. 20bet

Deja tu comentario