El individualismo y la destrucción de la comunidad

Por Ilham Ibrahim

Una epidemia de soledad y vacío se está extendiendo por todo el mundo occidental. Considerada cada vez más por los médicos y los responsables de la formulación de políticas como una preocupación de salud pública, se teme que pueda dar lugar a un aumento de numerosos problemas de salud, que van desde los ataques cardíacos hasta los cánceres. El año pasado, la Primera Ministra Británica Theresa May nombró a un ministro para la soledad, mientras que un estudio realizado por The Economist en septiembre encontró que el 22% de los americanos y el 23% de los británicos informaron que siempre o a menudo se sentían solos. En Corea, los jóvenes se han filmado comiendo para cenar con otros virtualmente, mientras que en Japón, la industria de alquiler de familias permite a algunos vivir temporalmente las relaciones que les faltan.

Si bien la causa de la soledad se atribuye a menudo a la ruptura de las estructuras familiares tradicionales, el análisis va poco más allá y no aborda el individualismo desenfrenado y sus raíces en el paradigma progresista (liberal) secular.

Sobre la teoría liberal

Al considerar la evolución de este fenómeno, es necesario reconocer que mientras que en los últimos cientos de años, la teoría liberal se ha ramificado en un amplio espectro de interpretaciones, inextricablemente se remontan a los pensadores de la Ilustración. Los padres fundadores del liberalismo, como John Locke y Charles de Montesquieu, sentaron las bases intelectuales sobre las que los Estados nacionales, como los Estados Unidos, construyeron sus marcos políticos y económicos. Los conceptos centrales del liberalismo clásico han encontrado interpretaciones modernas de las estructuras sociales y políticas con las que interactuamos a diario, por lo que al evaluar el individualismo de hoy en día, es necesario echar un breve vistazo a sus orígenes y desarrollo.

El liberalismo clásico tiene una premisa fundamental; que cada humano es el amo supremo y absoluto sobre sí mismo y la propiedad. Sostiene que la libertad y la propiedad son en esencia lo mismo, y que todos los derechos, incluidos los derechos de libertad, son formas de propiedad, y por extensión, la propiedad es una forma de libertad 1.

El individualismo es una filosofía básica que subyace a la teoría liberal. La protección de los derechos individuales contra la coacción, ya sea de entidades políticas o religiosas, es de suma importancia. En otras palabras, la aquida [cosmovisión] del pensamiento liberal clásico es que el individuo es, en palabras de John Locke en sus Dos Tratados sobre el Gobierno, “igual al más grande y no está sujeto a nadie2

El “nuevo” liberalismo, que encontró su fundamento a finales del siglo XIX y principios del XX, trasladó su principal preocupación al desarrollo de la justicia social para hacer frente a las desigualdades económicas 3. Las semillas del nuevo liberalismo se plantaron con los trabajos de John Stuart Mill, una figura destacada de la teoría liberal moderna. En lugar de asegurar la libertad individual mediante la propiedad, Mill sostuvo que la libertad debía garantizarse exclusivamente mediante la promoción de la felicidad individual4, y se le conoce fundamentalmente por su defensa de la individualidad a través de la ética utilitaria, con lo que el panorama filosófico pasó de ser de naturaleza política a moral.

¿En qué medida la sociedad, incluidas las entidades políticas y religiosas, tiene derecho a limitar las libertades y acciones de los individuos? Según Mill en su obra On Liberty, “el individuo no es responsable ante la sociedad de sus actos en la medida en que éstos no conciernen a los intereses de ninguna persona sino a los suyos propios5.

Así pues, si uno elige beber hasta morir a una edad temprana, abusar de las drogas hasta el punto de enfermarse o participar en la promiscuidad sexual con distintas parejas, Mill sostiene que el individuo es libre de realizar tales actos ya que sólo él puede juzgar lo que más le conviene, o en otras palabras, su propia felicidad, en la medida en que no infrinja los derechos fundamentales de los demás.

Esta premisa es una de las muchas opiniones normativas establecidas en las sociedades liberales seculares que defienden los derechos del individuo a expensas de poco más. Sin embargo, esta exagerada veneración de la autonomía individual ha sido, en muchos sentidos, contraproducente para Occidente en su búsqueda de una sociedad progresista e igualitaria.

Predicar un discurso filosófico sobre el énfasis en los derechos de los individuos sin un énfasis similar, si no mayor, en las responsabilidades del individuo hacia el colectivo, es una receta para la desintegración de la cohesión social y moral de la sociedad.

Hace mucho tiempo que se necesita un análisis crítico de cómo el individualismo ha sido una fuerza central en la destrucción de la sociedad.

Hasta la historia reciente, las redes familiares y sociales extendidas eran vitales para mantener la salud psicológica y espiritual de los individuos y sus comunidades. La soledad como fenómeno social era prácticamente inaudita. Un estudio de Pew Research cita que el 28% de los insatisfechos con su vida familiar reportan sentirse solos con frecuencia. El estudio explica que uno de cada cinco estadounidenses que no conocen a sus vecinos dicen sentirse solos la mayor parte o todo el tiempo. Los individuos que se han divorciado o nunca se han casado tienen el doble de probabilidades de experimentar soledad frecuente que sus homólogos casados6.

Según otro estudio de investigación de Pew, una de cada cinco mujeres pasará sus años de procreación sin tener un hijo, en comparación con una de cada diez en los años setenta 7. Las actitudes hacia la elección de no tener hijos se han convertido en una norma aceptable, ya que tanto las mujeres como los hombres consideran que la crianza de los hijos no es más que un obstáculo para su autonomía individual.

La Sociedad de los Niños, una organización benéfica con sede en el Reino Unido, llevó a cabo un estudio de investigación nacional denominado The Good Childhood Inquiry, en el que se encuestó a más de 30.000 personas, incluidos 20.000 niños, y se analizó el bienestar físico, social y psicológico de los niños de todo el país durante más de un decenio. El informe de 2018 de este estudio cita que la satisfacción con las relaciones familiares tiene mayor influencia en la felicidad y el bienestar de los niños en comparación con los niveles de felicidad, por debajo de la media en los niños que tenían relaciones más débiles con sus padres. Lo que resulta profundamente preocupante de esta pauta es que las niñas mostraron una mayor necesidad de relaciones familiares sanas que los niños para sentir felicidad y satisfacción en la vida8.

La perspectiva islámica

Estos fenómenos no son más que síntomas de una patología mayor y más amenazante. Una cultura hiperindividualista que considera los derechos, las necesidades y los objetivos del individuo como muy superiores a los del colectivo deja a los más vulnerables de la sociedad, en particular a los ancianos y los niños, expuestos al abandono físico y psicológico.

Una cultura hiperindividualista que considera los derechos, las necesidades y los objetivos del individuo como muy superiores a los del colectivo deja a los más vulnerables de la sociedad, en particular a los ancianos y los niños, expuestos al abandono físico y psicológico.

La afirmación del liberalismo de que el individualismo es el único medio para el verdadero autodescubrimiento y desarrollo, junto con la agonizante lucha de la modernidad por comprender el concepto del Ser, o incluso desarrollar una explicación coherente de la conciencia, nos deja en un aprieto. La creciente incidencia de la depresión, la ansiedad, los desórdenes sociales y la falta general de objetivos ha sido el efecto paradójico del individualismo.

El Islam, por otro lado, invoca una concepción atemporal de la naturaleza y la conciencia humana. La cual en su innata capacidad, nuestra fitrah, nos permite reconocer la realidad evidente de nuestra existencia; aceptar la verdad de Dios como nuestro Maestro y Creador, y cumplir, con lo mejor de nuestra limitada capacidad, nuestra responsabilidad como Sus vicegerentes en la tierra para el conjunto de la creación.

En contraste con la modernidad, la tradición metafísica islámica no niega la naturaleza humana. De hecho, reconoce los impulsos positivos y negativos del Hombre y delinea un camino para elevar los primeros y templar los segundos. El hombre se libera así de la servidumbre a sus deseos carnales y materiales, y reorienta su mirada interna hacia Aquel que sostiene su propia existencia. Nuestra satisfacción final sólo puede venir como resultado de nuestra servidumbre a Dios, haciendo inútil a largo plazo la búsqueda de los breves placeres de esta vida.

Nuestra satisfacción final sólo puede venir como resultado de nuestra servidumbre a Dios, haciendo inútil a largo plazo la búsqueda de los breves placeres de esta vida.

El Islam tampoco ve al individuo como una entidad abstracta separada de la colectividad sin ningún apego o responsabilidad hacia el conjunto. En el centro del argumento liberal secular para el individualismo está la negación de la responsabilidad divina. El Islam sostiene que el hombre no es un agente independiente divorciado del cosmos sin nada de que responder y sin nadie a quien responder.

Nuestra tradición reconoce los derechos y necesidades tanto del individuo como de la colectividad, y no descuida uno a expensas del otro. Por lo tanto, el musulmán no es alguien que aborda las relaciones invocando sus derechos de forma aislada, sino que comprende sus obligaciones para con los demás, así como la responsabilidad que tiene ante Dios (swt) en la defensa de la bondad y la firmeza contra la injusticia. La amnesia del liberal laico ante esta verdad es suficiente para exponer los defectos de su visión del mundo.

Nuestra tradición reconoce los derechos y necesidades tanto del individuo como de la colectividad, y no descuida uno a expensas del otro. Por lo tanto, el musulmán no es alguien que aborda las relaciones invocando sus derechos de forma aislada, …

Es en nuestro propio detrimento que perdemos nuestros lazos sociales inmediatos y extendidos en nombre de las libertades individuales. El shayj Abdal Hakim Murad, el prominente erudito y pensador islámico, afirma que

“la coherencia moral de gran parte de la sharia sólo puede entenderse cuando reconocemos que presupone un modelo de familia”.

Tradicionalmente, los cimientos de la sociedad musulmana eran la unidad familiar que se extendía más allá en vastas relaciones comunales interconectadas. El énfasis que pone el Islam en mantener el silat al-rahm, los lazos del útero, obliga a los miembros de la familia a mantenerse en contacto, y se nos anima encarecidamente a superar las disputas y tensiones. Del mismo modo, se nos enseña la importancia de la amabilidad con los vecinos, como se evidencia en tantas acciones del Profeta, e incluso algo tan simple como saludar a los compañeros de camino, los conozcamos o no.

El Profeta Muhammad (saws) incluso desalentó a sus compañeros a viajar solos o a buscar el aislamiento 9. Al comentar esta narración, el famoso muftí e historiador Al-Tabari dijo:

“Se trata de un estímulo en forma de disciplina y guía, ya que se teme que uno solo pueda sucumbir a la soledad y al aislamiento, pero no es ilegal. El viajero solitario en el desierto y también el residente solitario en su casa no están a salvo de sucumbir a la soledad, especialmente si uno está afligido por malos pensamientos y un corazón débil”.

Este énfasis en mantener una red de vínculos sociales proporciona a los individuos un sentido de identidad, de pertenencia, y satisface el anhelo natural del corazón de tener compañía.

A pesar de las objeciones de la narrativa liberal, nuestras identidades están, hasta cierto punto, definidas por nuestras relaciones. Sobre todo, nuestra existencia misma está definida por nuestra relación con Aquel que nos creó; nosotros como siervos de Dios y Él como nuestro Señor y Maestro. El mayor honor que Dios otorgó a los hijos de Adán fue definirnos en relación con Su Majestad.

Esta filosofía individualista es mucho más omnipresente de lo que se puede percibir; hasta el punto de que ha penetrado sutilmente en las mentes y corazones de los musulmanes en su conjunto. La aceptación generalizada del liberalismo secular, agravada por la crisis de conocimiento entre los musulmanes, ha permitido, en su mayor parte, que este cambio en el plano ideológico pase desapercibido e incluso apoyado, por un gran número de musulmanes. Esto puede observarse en los hombres y mujeres que emulan las preferencias de la sociedad en general; optan por retrasar el matrimonio o los hijos por razones no cruciales, devalúan los lazos familiares, en particular los que tienen relaciones más antiguas o distantes, y dan prioridad a su carrera a expensas de todo lo demás.

Una comprensión renovada del credo, la ética y la metafísica islámicas como fuente de nuestros primeros principios es crucial. Como musulmanes, es imperativo que sepamos de dónde y de quién estamos tomando nuestros principios. Si el fundamento de nuestras creencias está enraizado en el pensamiento liberal secular, entonces no sorprende que nuestras conclusiones sobre los fenómenos sociales y culturales estén en línea con el liberalismo secular. La concepción liberal del individuo ha sentado el precedente de una cultura hedonista. Irónicamente, muchos de los que están atrapados en su red están en una dolorosa búsqueda de significado y propósito en este reino material transitorio.

Nuestra respuesta a los males sociales de la época como musulmanes es reavivar un sentido de genuina preocupación y empatía por nuestros hermanos y hermanas en la humanidad, como enseñó nuestro amado Mensajero (saws). En lugar de tratar de conformar nuestra práctica social, debemos mantener el valor de la familia y la comunidad en una época que los pasa por alto constantemente. También debemos reconocer que un sistema que destruye el tejido social de sus poblaciones nunca puede tener un verdadero éxito, ni en Occidente ni en el mundo musulmán.

La verdad central de la realidad de nuestra existencia, que ha sido arrancada de nuestros espíritus por el proyecto humano moderno, sólo puede ser llenada por las trascendentales enseñanzas sagradas del Islam y el ejemplo de nuestro amado Mensajero.

Esta filosofía individualista es mucho más omnipresente de lo que se puede percibir; hasta el punto de que ha penetrado sutilmente en las mentes y corazones de los musulmanes en su conjunto. La aceptación generalizada del liberalismo secular, agravada por la crisis de conocimiento entre los musulmanes, ha permitido, en su mayor parte, que este cambio en el plano ideológico pase desapercibido e incluso apoyado, por un gran número de musulmanes. Esto puede observarse en los hombres y mujeres que emulan las preferencias de la sociedad en general; optan por retrasar el matrimonio o los hijos por razones no cruciales, devalúan los lazos familiares, en particular los que tienen relaciones más antiguas o distantes, y dan prioridad a su carrera a expensas de todo lo demás.

Una comprensión renovada del credo, la ética y la metafísica islámicas como fuente de nuestros primeros principios es crucial. Como musulmanes, es imperativo que sepamos de dónde y de quién estamos tomando nuestros principios. Si el fundamento de nuestras creencias está enraizado en el pensamiento liberal secular, entonces no sorprende que nuestras conclusiones sobre los fenómenos sociales y culturales estén en línea con el liberalismo secular. La concepción liberal del individuo ha sentado el precedente de una cultura hedonista. Irónicamente, muchos de los que están atrapados en su red están en una dolorosa búsqueda de significado y propósito en este reino material transitorio.

Nuestra respuesta a los males sociales de la época como musulmanes es reavivar un sentido de genuina preocupación y empatía por nuestros hermanos y hermanas en la humanidad, como enseñó nuestro amado Mensajero (saws). En lugar de tratar de conformar nuestra práctica social, debemos mantener el valor de la familia y la comunidad en una época que los pasa por alto constantemente. También debemos reconocer que un sistema que destruye el tejido social de sus poblaciones nunca puede tener un verdadero éxito, ni en Occidente ni en el mundo musulmán.

La verdad central de la realidad de nuestra existencia, que ha sido arrancada de nuestros espíritus por el proyecto humano moderno, sólo puede ser llenada por las trascendentales enseñanzas sagradas del Islam y el ejemplo de nuestro amado Mensajero.

La verdad central de la realidad de nuestra existencia, que ha sido arrancada de nuestros espíritus por el proyecto humano moderno, sólo puede ser llenada por las trascendentales enseñanzas sagradas del Islam y el ejemplo de nuestro amado Mensajero.

Descargo de responsabilidad: Este artículo ofrece un breve resumen de algunos conceptos clave de la teoría liberal que son relevantes para el tema tratado y no es en modo alguno una explicación exhaustiva ni una representación del pensamiento liberal en su totalidad, su historia contextual y sus teorías.


Ilham Ibrahim es la fundadora de Qurtuba Online. Enfermera quirúrgica de profesión, es una ávida lectora, entusiasta de las artes marciales y disfruta estudiando la historia y las ciencias sagradas.

Traducido de https://qarawiyyinproject.co/2019/05/03/individualism-the-destruction-of-community/


  1. Gaus, Gerald, Courtland, Shane D. and Schmidtz, David, “Liberalism”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Spring 2018 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL = <https://plato.stanford.edu/archives/spr2018/entries/liberalism/>
  2. Locke, John. Two Treatises on Government. London: Printed for R. Butler, etc., 1821; Bartleby.com, 2010. www.bartleby.com/169/.
  3. Gaus, Gerald, Courtland, Shane D. and Schmidtz, David, “Liberalism”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Spring 2018 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL = <https://plato.stanford.edu/archives/spr2018/entries/liberalism/>.
  4. Brink, David, “Mill’s Moral and Political Philosophy”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Winter 2018 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL = <https://plato.stanford.edu/archives/win2018/entries/mill-moral-political/>.
  5. Mill, John Stuart. “On Liberty”. London: Longman, Roberts & Green, 1869; Bartleby.com, (1999). www.bartleby.com/130/.
  6. “La soledad vinculada a la insatisfacción con la vida familiar, social y financiera”. Pew Research Center, Washington, D.C. (2018). https://www.pewresearch.org/fact-tank/2018/12/03/americans-unhappy-with-family-social-or-financial-life-are-more-likely-to-say-they-feel-lonely/
  7. “La falta de hijos sube entre todas las mujeres, baja entre las mujeres con títulos avanzados”. Pew Research Center, Washington, D.C. (2010). https://www.pewsocialtrends.org/2010/06/25/childlessness-up-among-all-women-down-among-women-with-advanced-degrees/#fn-758-2
  8. “The Good Childhood Report”. The Children’s Society, London, (August 2018). https://www.childrenssociety.org.uk/what-we-do/resources-and-publications/the-good-childhood-report-2018
  9. Ibn Umar informó: El Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, prohibió el aislamiento, que un hombre pase la noche solo o viaje solo – Musnad Aḥmad 5618. Sahih según Ahmad Shakir

35 comentarios sobre “El individualismo y la destrucción de la comunidad

  1. Your article made me suddenly realize that I am writing a thesis on gate.io. After reading your article, I have a different way of thinking, thank you. However, I still have some doubts, can you help me? Thanks.

  2. Sou Ph.D. em ciências financeiras e atualmente estou estudando criptomoedas e seu artigo me deu uma boa ideia. Acho que sua forma de escrever é muito útil para minha tese criptomoedas, obrigado. No entanto, tenho algumas dúvidas e gostaria de saber se você pode me ajudar. Obrigado.

  3. I may need your help. I’ve been doing research on gate io recently, and I’ve tried a lot of different things. Later, I read your article, and I think your way of writing has given me some innovative ideas, thank you very much.

  4. I am currently writing a paper and a bug appeared in the paper. I found what I wanted from your article. Thank you very much. Your article gave me a lot of inspiration. But hope you can explain your point in more detail because I have some questions, thank you. 20bet

  5. I am currently writing a paper that is very related to your content. I read your article and I have some questions. I would like to ask you. Can you answer me? I’ll keep an eye out for your reply. 20bet

Deja tu comentario